CAVITACIÓN

 

Actúa sobre los depósitos grasos localizados, actuando sobre ellos y liberándolos de grasa. Esta se elimina después a través del sistema linfático y la orina

 

Es un método no invasivo ya que no es una intervención quirúrgica. No se requiere hospitalización ni anestesia.

 

Su funcionamiento es muy simple y sencillo (es semejante a una ecografía), se echa el gel adecuado para la sesión en la zona a tratar y con el manipulo empezamos a trabajar.

 

El manipulo envía unas ondas ultrasónicas a la célula adiposa y al chocar con ella esta célula se rompe y deja libre la grasa de manera natural para eliminarla después por la orina.

 

Antes de cada sesión se recomienda beber abundante agua para facilitar el proceso de expulsión, así como la combinación del tratamiento con la presoterapia de forma que se optimizan los resultados.

 

Criolipolisis:

 

Es un sistema que destruye las células grasas (adipocitos) al bajar su temperatura. La grasa tiene un comportamiento especial al enfriarse.

 

Todos tenemos la experiencia de que el aceite se hace solido al meterlo en la nevera, o la misma mantequilla.

 

Esta técnica va a revolucionar el tratamiento de la grasa localizada de cara a cuerpo ya que por primera vez se consigue eliminar grasa de una forma no quirúrgica. Aunque la cantidad de grasa que se elimina no es mucha se puede repetir la técnica.

En pacientes delgados con grasa localizada y con expectativas realistas, se consigue resultados muy satisfactorios.

 

Durante la técnica un aplicador administra enfriamiento preciso y controlado sin dañas la piel para alcanzar y eliminar las células grasas en áreas especificas del cuerpo, sin dañar los tejidos adyacentes, al exponerse al frío las células grasas comienzan su proceso de muerte natural (apoptosis).

 

Las células grasas del área tratada son eliminadas gradualmente a través del proceso metabólico normal del cuerpo, el resultado es una reducción notable y natural de las adiposidades de grasa, y es visible en un periodo de 2 a 4 meses